Noticias

El carácter eventual de la contratación debe emerger de circunstancias objetivas que no se derivan de la sola intermediación

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo aclaró que no basta que la empresa de servicios eventuales lleve sus libros en legal forma y registre el contrato celebrado, dado que el contrato de trabajo eventual tiene como objeto cubrir puestos de trabajo en circunstancias excepcionales y transitorias, y constituye una excepción al principio general de la indeterminación del plazo.

En los autos caratulados “Cirone, Pablo Guillermo c/ Bayton S.A. y otro s/ Despido”, la sentencia de primera instancia hizo lugar a la demanda y condenó a ambas demandadas al pago de las indemnizaciones por despido y otros créditos de naturaleza laboral, pues concluyó que la situación de despido indirecto en que se colocó el trabajador fue ajustada a derecho, en atención al resultado negativo a las intimaciones que cursó a efectos de obtener el correcto registro de la relación laboral.

Ante el recurso de apelación presentado por Bayton S.A contra dicho pronunciamiento, los jueces de la Sala I señalaron que “el apelante no se hace cargo ni controvierte en forma puntual una cuestión básica para la solución del conflicto, esto es, que no se probó que la usuaria de los servicios del actor (Pineral SA) requiriera su contratación para cubrir necesidades transitorias y extraordinarias como fuera invocado en el responde (art. 386 CPCC)”.

En tal sentido, los magistrados explicaron que “no basta que la empresa de servicios eventuales lleve sus libros en legal forma y registre el contrato celebrado, porque el carácter eventual de la contratación debe emerger de circunstancias objetivas, que no se derivan de la sola intermediación”.

Con relación al caso bajo análisis, los jueces puntualizaron que “Pineral SA denunció que la contratación del actor fue para cubrir necesidades extraordinarias y transitorias en el establecimiento por un pico en la producción (ver contestación de Bayton SA a la cual adhirió Pineral SA -fs. 27vta), pero no precisó cuáles fueron ni tampoco fue acreditado en la causa la existencia de algún pico de tareas o falta de personal, y menos aún en la extensión de tiempo que duró el vínculo bajo dicha forma de contratación (más de 2 años) (art. 377 CPCCN)”.

Los  Dres. Graciela González y Gloria M. Pasten de Ishihara destacaron que “el contrato de trabajo eventual tiene como objeto cubrir puestos de trabajo en circunstancias excepcionales y transitorias, y constituye una excepción al principio general de la indeterminación del plazo”, a la vez que “conforme los arts. 69 y 72 de la Ley 20413, el contrato debe celebrarse por escrito y en el mismo deben constar con precisión y claridad las causas que justifiquen tal contratación excepcional”, sumado a que “dicha contratación no debe superar el plazo de 6 meses por año y hasta un máximo de un año en un periodo de 3 años”.

En la sentencia dictada el 14 de febrero pasado, la mencionada Sala concluyó que en el caso no se configuran ninguno de tales supuestos, por lo que “Pineral SA fue la verdadera empleadora del actor desde el inicio de la relación, es decir desde mayo de 2009 y quien, en definitiva, se benefició con la prestación de los servicios durante esos años”, ratificando de este modo lo resuelto en la instancia de grado.

» Descargar Fallo Completo

 

 

 

15 de febrero 2017 | 1 comentario | Comentar

Para recomendar esta nota por email, por favor complete el siguiente formulario:

jorge

Abogados: Qué hacer para tener éxito en el ejercicio de la profesión

Llegar a ser un gran abogado conlleva un largo y dificultoso camino pero es a su vez muy reconfortante.

Muchas veces uno se encuentra frente a situaciones de clientes que resultan en apariencia más complejas de sacar adelante que los casos de estudio que se investigaban al cursar estudios en la universidad.

Frente a esta situación, Sociedades Legales propone dar los siguientes pasos:

1: Los colegios profesionales tienen una amplia oferta de cursos y capacitaciones mediante los cuales uno puede incorporar conocimientos o bien actualizar algunos de los cuales uno ya está en posesión.

Participar de estas actividades también brinda la posibilidad de estar ponerse en contacto con profesionales en situaciones similares a la nuestra o bien con profesionales con conocimientos más avanzados que pueden llegar a enseñarnos secretos de su éxito.

Existen actividades como los denominados “cafés jurídicos” que funcionan como centro de debate y pueden permitirnos estar en contacto con otros colegas y de esta forma estar al tanto sobre cuáles son los temas de actualidad dentro del apasionante mundo jurídico.

A su vez, algunas universidades brindan la posibilidad de realizar cursos de extensión que no implican el mismo tiempo y esfuerzo que realizar un posgrado por ejemplo. Esta es otra buena forma de estar al tanto de la actualidad jurídica.

2: Consultar a otros colegas más experimentados:

La idea de consultar a otros colegas sobre cuestiones que uno no tiene claras puede sonar sumamente lógica. No obstante, muchos abogados ya se por miedo, orgullo, verguenza o costumbre, no se animan a dar este importante paso.

Muchos abogados, debido a este miedo o verguenza, optan por investigar solos sobre lo que no saben. De esta forma pierden tiempo y recursos que, sobretodo al inico de la profesión, no abundan.

Otra opción para no investigar todo sólo por cuenta propia es la de utilizar las redes sociales, los grupos sobre abogacía, los foros y los blogs pertinentes.

De esta forma se puede consultar todo tipo de dudas. Esta es una forma muy útil para todo abogado que es proclive a consultar cara a cara a colegas las dudas que tiene sobre cada tema.

3: Aprender técnicas de Marketing:

El “boca a boca” ha probado ser una técnica funcional desde los mismos comienzos del ejercicio del derecho. Pero, a decir verdad, no es la única. Ni mucho menos la más efectiva hoy por hoy.

Hoy en día el auge de internet ha cambiado las cosas. Lo que antes para ser llevado a cabo requería de toda una empresa detrás, hoy puede ser llevado a cabo por uno mismo desde la comodidad de su hogar.

Hoy en día, uno debe de ser solamente abogado. También debe de ser vendedor. Saber vender los servicios ofrecidos es igual de importante que los servicios que brindamos.

Todo el mundo se ha topado a lo largo de vida con muchos abogados capaces que, sin embargo, no gozan de un éxito profesional y una cantidad de trabajo consecuentes con sus habilidades jurídicas.

Si has visto abogados como estos o te sentís identificado con este concepto, seguramente te va a interesar buscar otros recursos para cambiar esta situación.

http://www.sociedadeslegales.com.ar

16 de febrero 2017