Entrevistas

Políticas de maternidad flexibles para evitar la fuga del talento femenino

Mercedes Rodríguez Giavarini, socia de Mitrani Caballero Ojam & Ruiz Moreno, comentó las políticas de maternidad de ese estudio que tiene nueve socias mujeres, de las cuales ocho son madres con modalidades de trabajo flexible, en un reportaje que concedió aabogados.com.ar.

¿Con qué proporción de abogadas y de socias cuenta el estudio Mitrani Caballero Ojam & Ruiz Moreno? ¿Responde a un interés concreto?

En el estudio trabajamos, incluyendo profesionales y colaboradores, más de 100 personas, de las cuales aproximadamente el 60% somos mujeres. En cuanto a los profesionales, el porcentaje es similar. Y es relevante también la proporción de mujeres entre los socios. Somos en total 25 socios, de los cuales 9 somos mujeres, lo que representa casi un 35% y esto sí es significativo, porque el hecho de que tantas mujeres arriben a la posición más alta dentro del estudio demuestra el impulso y la importancia que éste le otorga a igualar la carrera de varones y de mujeres.

¿El estudio tiene políticas para evitar la fuga de talentos femeninos a causa de la imposibilidad de conciliar las demandas laborales con las responsabilidades familiares tras la maternidad?

En el marco del Programa de Atracción, Fidelización y Desarrollo, desde su fundación se implementó la política de soporte a la mujer que es madre y lo importante es recalcar que la adopción de uno de los regímenes de trabajo no afecta el plan de carrera de la profesional. La abogada la va administrando en función de sus necesidades e intereses y de su realidad familiar. Es una política interesante, que nos ha dado buenos resultados, porque ofrece distintas alternativas. La abogada elije el régimen de la política que mejor se adecúa a sus necesidades, siempre en coordinación con los socios y demás profesionales del área en la que trabaja. Los planes consisten básicamente en cuatro modalidades. Dos de ellas son trabajo full time, en los cuales la profesional no reduce su carga horaria sino que trabaja como lo hacía regularmente, pero con la singularidad de que en vez de hacerlo dentro del estudio tiene alguna proporción horaria o incluso una dedicación casi completa, en forma remota. Las otras dos alternativas son part-time.

¿Qué proporción de abogadas en estas modalidades puede soportar el trabajo del estudio sin resentirse?

De las nueve socias, ocho somos madres y todas estamos bajo algún régimen de maternidad y existen muchas asociadas bajo el mismo sin que se afecte la calidad del servicio ni la cohesión interna del estudio. Creemos que esta política demuestra la importancia que el estudio le da a la conciliación familia – trabajo. La abogada, como profesional responsable a cargo de un servicio a sus clientes y comprometida con la excelencia que cualquier profesional capacitado brinda a dichos clientes, va administrando su tiempo en función de las necesidades, va decidiendo cuánto tiempo le dedica al trabajo, cuándo y cómo. Lo importante es la posibilidad que da el estudio de compaginar las necesidades de la familia con las de la profesión. Quizás es más difícil en las primeras instancias de desarrollo de la carrera, cuando la profesional tiene menos autonomía o depende más de las instrucciones que se le dan o del trabajo supervisado por alguna socia o socio. En general, cuando una va asumiendo mayores responsabilidades, se va organizando con mayor facilidad en función de las responsabilidades que una asume como profesional y como madre.El 100% de las profesionales que han optado por uno de los regímenes se ha reincorporado al estudio luego de la finalización de la licencia por maternidad o excedencia, lo cual nos llena de orgullo, porque demuestra que la política justamente logra su objetivo: retener talento.

¿Qué son las de modalidad de trabajo full time flexible o full time remoto?

En el esquema de trabajo full time flexible, se reduce la presencia de la profesional en el estudio y se trabaja un tiempo desde las oficinas y otro desde la casa. Y bajo la modalidad de full time remoto, el desempeño se da totalmente (o casi totalmente) fuera de la oficina. Aquí la profesional trabaja la mayor parte de su tiempo desde su casa y sólo concurre al estudio en caso de necesidad, como reuniones con clientes, o con otros profesionales, eventos, etc.  Es importante destacar que en estas dos modalidades no se afecta para nada ni el desarrollo de la carrera de la profesional ni las condiciones económicas.

¿Existen modalidades part time?

Sí, el estudio ofrece la alternativa de trabajo part time para las mujeres que optan por reducir la cantidad de horas que dedican al trabajo y tener mayor disponibilidad para dedicarse a sus familias. Suele ser el esquema elegido normalmente por abogadas que tienen niños en la primera infancia. La reducción de la cantidad de horas depende de la abogada y de las necesidades del estudio y área en la que trabaja. En este caso también se puede optar por trabajar esas horas fuera o dentro de la oficina. Acá lo interesante es que una profesional que se acoge a esta modalidad de la política de maternidad, no corta su carrera profesional, sino que se sigue desarrollando dentro del estudio, pero los tiempos de crecimiento pueden ser un poco más lentos y su remuneración se fija en forma proporcional al tiempo trabajado.

¿Y el full time remoto o el part time remoto han permitido a abogadas no desvincularse a pesar de irse a vivir al exterior por trabajo del cónyuge, por ejemplo?

Efectivamente, hay madres que trabajan bajo esta modalidad lo cual ha permitido al estudio contener y dar respuesta a una contingencia concreta conservando el talento de profesionales con alto nivel de formación y experiencia.

¿Cuánto tiempo puede durar el trabajo bajo una de estas políticas de maternidad?

Lo buenos es que el régimen de maternidad se mantiene durante el período que la situación familiar de la beneficiaria lo justifique, se busca que sea funcional a la profesional, según las características del área de práctica, de la carga de trabajo, y de otros factores que pueden incidir.También, de acuerdo con las características descriptas y la situación personal, la madre puede modificar el régimen bajo el cual trabaja durante la aplicación de la política. 

¿Qué exigen generalmente este tipo de prácticas de conciliación de parte de la organización de la abogada en su hogar para resultar exitosas?

Creo que exige tres cosas. En primer lugar, es fundamental contar con la tecnología adecuada: tener la posibilidad de acceder a todos los documentos, información y sistemas, estar conectada de manera tal que una esté trabajando en su casa como si estuviera en la oficina. En segundo término, contar con una red de apoyos domésticos, que cada familia organiza en la manera que su realidad se lo permite o según cree más conveniente. Sin duda tener el apoyo de la familia, ya sea del cónyuge, padres, suegros o hermanos, o de alguien externo que colabore con la organización de la casa, es fundamental. Y por último, el éxito de estos esquemas flexibles exige una gran responsabilidad de la profesional, en el modo en que trabaja, en su compromiso con el estudio, el resto de los profesionales y los clientes.

¿Puede ascender una abogada mientras se desempeña bajo una de estas modalidades o se le hace más difícil?

No debería hacérsele más difícil. Justamente el compromiso del estudio es que, en la medida que la profesional demuestre involucramiento y logre seguir prestando sus servicios de la manera en que el estudio lo espera en cuanto a la calidad, la dedicación cuando ello es necesario y la responsabilidad, no debería ver afectada su carrera. Si la modalidad elegida es part time, evidentemente puede ocurrir que la carrera se haga un poco más lenta, lo que no quiere decir que se trunque. Y una profesional puede elegir durante un lapso de tiempo dedicar menos tiempo al trabajo y dejar más espacio a sus hijos y familia, y más tarde volver a destinarle más tiempo a su carrera profesional. Creo que lo importante es justamente que el estudio brinda esa posibilidad a cada madre de ir eligiendo cómo va conciliando familia y trabajo en función de sus intereses, objetivos y necesidades.

¿Querría comentar su caso particular?

Soy madre de tres hijos. La mayor, Francisca, cumple pronto 8 años, Federico 6 años, y la más chica, Catalina, tiene 4. Son muy seguidos y ello implica un desafío de organización en casa. Yo siempre trabajé full time, bajo la modalidad que llamamos “full time flexible”: concurro al estudio, pero en ocasiones trabajo desde mi casa. Te doy un ejemplo concreto: como mi marido es ingeniero agrónomo y trabaja fuera de Buenos Aires, durante estas vacaciones nos instalamos toda la familia en el campo que él administra. Yo viajaba a Buenos Aires algunos días y aprovechaba las jornadas que estaba aquí sola para dedicar más horas a mi trabajo, tener reuniones internas y con clientes, etc., y algunos otros días me quedaba trabajando desde el campo, lo que me permitía compartir más tiempo con mi familia. Durante el año, hay momentos en los que la presencia de la madre o el padre en la casa suele ser más necesaria: típicamente cuando los chicos vuelven del colegio y tienen que hacer deberes, o en períodos de examen o cuando hay que acompañarlos en sus actividades.  Es bueno si la madre puede hacerse tiempo para estar con ellos en ese momento, y de ser necesario completar el trabajo más tarde. Es la posibilidad de ir conciliando la familia y el trabajo. En nuestra profesión es un desafío mayor porque – a diferencia de otros trabajos - no hay horarios fijos: hay ocasiones en las que las demandas de los clientes o la urgencia de los asuntos en los que trabajamos requieren que dediquemos mucho tiempo e inclusive largas horas.  Es importante ser conscientes de que a veces es la familia la tiene que hacer un esfuerzo o adaptarse a la profesión de la madre: cuando se viaja por trabajo, o cuando se tiene una reunión que termina tarde, o en ciertos momentos de alta demanda. Se trata de un “ida y vuelta” necesario para que la conciliación sea un éxito.

¿Están disponibles las políticas de maternidad también para el caso de adopción?

Sí, por supuesto. Pero además, el estudio reconoce licencia paga a las madres en caso de adopción.

 

16 de marzo 2016 | 3 comentarios | Comentar

Para recomendar esta nota por email, por favor complete el siguiente formulario:

Isabel Ariza

Apreciada Mercedes, gracias por tu artículo y por demostrar que sí es posible compaginar vida laboral y personal. Tu Estudio está dando un gran paso adelante en esta labor. Apostando por el personal femenino que trabaja en el Estudio y que se encuentra en una situación determinada, como es en este caso la maternidad, conseguirá un ambiente sin estrés, mejorará la calidad de vida de sus empleados y consiguientemente esto, estoy segura repercutirá positivamente en la productividad y los resultados. Felicidades al Estudio por esta amplitud de miras!

16 de marzo 2016

Miriam González

He leído atentamente la nota porque es un tema que me ha interesado desde que soy mama. Compaginar los horarios laborales y las obligaciones familiares no es tarea fácil para las profesionales, máxime cuando se ama la profesión que se ha elegido. Felicito al Estudio por la política laboral adoptada y espero que sirva de ejemplo a ser seguido. Saludos cordiales Mercedes. Gracias por compartir tu experiencia.

17 de marzo 2016

Maria Belen Pizzoni

Felicito y agradezco la iniciativa que debería replicarse en todos los ambitos. No solo deposita una enorme confianza en la mujeres que queremos ser buenas profesionales y madres, sino que también permite darle conituidad a nuestra carrera profesional achicando las diferencias con nuestros colegas masculinos. Se ira mas lento, en algunos casos, pero se continua avanzando. Celebro la iniciativa!

18 de marzo 2016