Fallo a favor de CQC

cqc3.png

 

Un empleado del Congreso interpuso una demanda contra una productora de televisión por daños y perjuicios, al sentirse ridiculizado en el programa televisivo. Los jueces no hicieron lugar a la demanda ya que consideraron que la burla forma parte de la vida cotidiana y sostuvieron que en este caso es una forma de expresión periodística. El empleado de seguridad del Congreso presentó la demanda contra la productora “Cuatro Cabezas, cuando en el programa “Caiga quien Caiga” lo caricaturizaron por impedir el ingreso de un grupo de personas que intentaban presentar un petitoria a los legisladores. El hecho sucedió en agosto de 2005, cuando un cronista de “Caiga quien Caiga”, había reunido a un grupo de personas en el Congreso para reclamar a los legisladores que diesen a conocer sus declaraciones juradas o bien que expliquen las razones por su falta de presentación. Cuando intentaron ingresar al Congreso, los guardias de seguridad, entre los que se encontraba quien presentó la demanda, impidieron el ingreso, y el rostro del custodio apareció desfigurado en la pantalla mediante la sobreimpresión de una caricatura. El demandante sostuvo que se lo ridiculizó sin derecho alguno y se afectó su identidad y honor. Sin embargo, los jueces sostuvieron que el programa empleó un recurso humorístico para emitir una opinión crítica respecto del accionar del personal de seguridad. Además, los jueces sostuvieron que si el humor trajera aparejada indemnizaciones a quienes se sientan ofendidos, los tribunales estarían colapsados de reclamos por daño moral.

 

Opinión

¿Somos conscientes de que podemos ser víctimas de ciberdelitos?
Por Rocío Pérez Tenace
Olmedo Abogados
detrás del traje
Mercedes Balado Bevilacqua
De MBB BALADO BEVILACAQUA ABOGADOS
Nos apoyan