Artí­culos

Clave tributaria de inversores del exterior: La Resolución General 3986-E/2017 de AFIP.

Por Guido Molinari & Nicolas J. Ricciardi Hope, Duggan & Silva Abogados

1. El día 13 de enero de 2017 se publicó en el Boletín Oficial la Resolución General 3986-E/2017 de AFIP (la “Resolución”). La Resolución dispone que los bancos, los agentes de bolsa y los sistemas de depósito colectivo (1) (a los que denominaremos en el presente en forma colectiva los “Agentes Financieros”) están obligados a gestionar la obtención de una clave tributaria como requisito previo a la apertura de una cuenta en favor de una empresa residente en el exterior (2) que no tenga ni Clave Única de Identificación Tributaria (“CUIT”) ni Clave de Identificación (“CDI”). La Resolución denomina a esta clave Clave de Inversores del Exterior (“CIE”).

La obtención de la CIE para la apertura de la cuenta sólo tiene la finalidad de identificar a la empresa residente en el exterior, dado que la misma Resolución establece que la CIE no será utilizable a los efectos de la identificación de los responsables para el cumplimiento de cualquier otra obligación impositiva y/o previsional, debiendo utilizarse a estos fines la CUIT o CDI.

A estos fines, la Resolución establece un régimen de representación de jure, por el cual los Agentes Financieros deben designar a una persona humana que posea CUIT para que, ejerciendo como Administrador de Relaciones Apoderado, realice el trámite de obtención de dicha clave en favor de los mencionados.

La Resolución, de sólo seis artículos de carácter dispositivo, nos genera algunas dudas que nos permitimos compartir con el lector.

2. El Considerando tercero de la Resolución manifiesta que la misma se dicta atendiendo a cierta solicitud del Banco Central de la República Argentina (“BCRA”) y de la Comisión Nacional de Valores (“CNV”) (cuyo contenido no especifica la Resolución), “a fin de posibilitar a los sujetos del exterior que realicen inversiones financieras en el país a través de instituciones bancarias locales o intermediarios financieros”, cuando no posean CUIT o CDI “por no existir causales de índole fiscal o previsional que los obligue”. Si no existe obligación de obtener CUIT o CDI, no se entiende qué es lo que la Resolución posibilita en punto a realizar una inversión o porqué la inversión no podría realizarse de todos modos sin CUIT ni CDI.

Con tan noble objeto, el Considerando quinto de la Resolución estima “conveniente viabilizar respecto de los entes colectivos constituidos fuera del territorio nacional, la obtención de una clave de identificación a través de un procedimiento sistémico ágil y simplificado”. Creemos que sería más ágil y simplificado no requerir clave alguna, pero sin perjuicio de ello analicemos brevemente el procedimiento sistémico que propone la Resolución.

3. El art. 1 de la Resolución establece que son los Agentes Financieros los que deben solicitar la CIE. A tal fin el Agente Financiero que reciba un pedido de apertura de cuenta, “actuará en carácter de representante del ente constituido en el exterior, al solo efecto de tramitar la referida”CIE.

El art. 2 de la Resolución prevé que los Agentes Financieros deberán designar una persona humana como usuario que cuente con clave fiscal con Nivel de Seguridad 3 como mínimo para proceder a requerir mediante el servicio web correspondiente la expedición de la clave. También prevé que deberá designar una persona humana que será “Administrador de Relaciones Apoderado”, quien deberá poseer CUIT con estado administrativo activo sin limitaciones y Clave Fiscal con Nivel de Seguridad 3 (que entendemos será la misma persona en ambos casos). El art. 2 es taxativo al señalar que “dicha delegación deberá recaer en una autoridad del representante indicado en el Artículo 1° y constará en un acto expreso emanado de la autoridad superior operativa del mismo, en el cual se indique el cargo de la unidad de estructura que corresponda al representante designado”.

Una crítica en torno a este punto radica, precisamente, en el hecho de que el Administrador de Relaciones Apoderado “propuesto” deba ser alguien perteneciente a una “unidad de estructura” del Agente Financiero y no a un particular o tercero verdaderamente “propuesto” por la empresa extranjera para el ejercicio de tal carácter. Nótese que, actualmente, pareciera ser que la única forma de poder realizar dicha inversión mediante un representante o Administrador de Relaciones Apoderado verdaderamente “propuesto” por la empresa inversora es a través del conocido CDI, para lo cual, previamente, corresponde hacer la registración de la sociedad extranjera por ante la Inspección General de Justicia, por lo menos, en los términos del Art. 123 de la Ley General de Sociedades.

En otras palabras: de acuerdo con lo que indica la Resolución, la única forma de obtener algún tipo de clave identificatoria para realizar (únicamente) inversiones en la Argentina utilizando una cuenta abierta en una entidad financiera o un agente de bolsa es, o bien mediante la inscripción de la sociedad extranjera en los términos del Art. 123 de la Ley General de Sociedades, con la designación de un residente argentino con CUIT como representante legal y la consecuente obtención del CDI, o bien mediante la obtención dela CIE, previa designación de un sujeto elegido por el propio Agente Financiero donde se habrá de abrir la cuenta de inversión como Administrador de Relaciones Apoderado. Si el inversor extranjero contara con un intermediario local (p.ej., un abogado o contador), la Resolución le impide participar del trámite, imponiendo a un miembro del Agente Financiero como nexo entre el inversor extranjero y la AFIP.

Ahora bien, retomando la letra de la norma, pareciera entoncesque la autoridad superior operativa del Agente Financiero que corresponda debe celebrar un acto expreso de designación del “Administrador de Relaciones Apoderado” en el cual se debe indicar qué cargo ocupa en la “unidad de estructura” que corresponde a esa persona.  Desde ya, este lenguaje tan oscuro nos genera algunas dudas:

(i) El “Administrador de Relaciones Apoderado”no es una persona designada por la sociedad extranjera que pretende la simple apertura de una cuenta, sino que debe tratarse, como dice la Resolución, de “una autoridad” del Agente Financiero. Entonces, ¿A qué autoridad se refiere la norma? ¿Con qué rango? ¿Puede ser más de uno por Agente Financiero? ¿Son facultades sustituibles? En cualquier caso, esto impondrá, desde ya, la imposición de una nueva carga para el personal del Agente Financiero, con la debida capacitación que ello implica y, por supuesto, la responsabilidad a nivel personal que tal designación conlleva para el sujeto designado. A esto se suma, en torno a las últimas dos inquietudes, que la norma no prevé la posibilidad de designar a más de un Administrador de Relaciones, o bien que aquél designado pueda, por su parte, delegar en favor de terceros sus facultades para esta tarea.

(ii)  Por otra parte, ¿Cuál es la autoridad superior operativa de un Agente Financiero que debe designar al “Administrador de Relaciones Apoderado”? ¿El directorio? ¿La gerencia general? En el caso de los bancos, ¿alcanza con el gerente de sucursal donde se pretende abrir la cuenta?

(iii) Si se tratara de una gerencia, ¿Cuál sería el acto expreso que debe realizar? ¿Cómo se instrumenta? ¿Por una simple nota suscripta por el gerente? ¿Redactando un acta? Si fuera un directorio no queda más remedio que celebrar una reunión y dejar constancia en un acta de directorio, pero de otro modo no sabemos qué instrumento deberá evidenciar la decisión. En el caso de los agentes de negociación (los agentes de bolsa), normalmente dotados de estructuras administrativas ágiles y en las cuales los directores muchas veces tienen funciones ejecutivas ¿será necesaria una reunión de directorio?. ¿Acaso todo ello es en vano y es suficiente con que el Administrador de Relaciones del Agente Financiero (habitualmente, la máxima autoridad del ente) delegue el servicio a un tercero vía web?¿Es ello vinculante si no requiere la aceptación del receptor de la delegación? ¿Y si luego es dejada sin efecto?.

(iv) Finalmente, ¿Que es una “unidad de estructura”, a la cual debe corresponder el “Administrador de Relaciones Apoderado”? ¿Y si no existe tal división administrativa dentro del Agente Financiero?

4. El art. 3 de la Resolución simplemente establece que la presentación de la documentación respaldatoria de la información que se requiere debe realizarse mediante el servicio web previsto, en formato pdf. El art. 4 prevé que si la solicitud es aprobada (no especifica por qué causa podría ser rechazada y entendemos que,  cumplidos los requisitos documentales, no existe motivo alguno para su rechazo, no hay aquí margen para la discrecionalidad) se genera la CIE y se aprueba el “Administrador de Relaciones Apoderado”.

El art. 4 especifica, además, que al otorgarse la CIE “se asignará automáticamente el servicio “Domicilio Fiscal Electrónico” con los alcances previstos en la Resolución General N° 2.109, sus modificatorias y complementaria”. Finaliza diciendo que la CIE se comunicará en el servicio web de AFIP “y se notificará en el “Domicilio Fiscal Electrónico” constituido”.




Continuar Leyendo »

 

16 de febrero 2017 | Sin comentarios | Comentar

Para recomendar esta nota por email, por favor complete el siguiente formulario: