"Debemos comprender que nos espera una “nueva realidad” que será un proceso gradual de reacomodamiento a un escenario laboral que cambió para siempre”
Por Verónica Sabisky
Bruchou, Fernández Madero & Lombardi

Verónica Sabisky, HR Manager en Bruchou, Fernández Madero & Lombardi, comentó en un reportaje a Abogados.com.ar cómo vivieron el período de cuarentena y cómo se adaptaron a una nueva realidad.

 

¿Cómo los tomó la cuarentena y la necesidad de trabajo remoto?, ¿estaban preparados?

 

¿Cómo nos tomó la cuarentena? De improvisto como a todos. Veníamos trabajando las semanas previas en protocolos y en ampliar nuestra conectividad porque teniendo en cuenta lo que estaba sucediendo en el mundo, podíamos prever que nosotros también íbamos a tener que realizar una cuarentena.

 

En ese momento nos enfocamos al 100% junto a Carlos Lombardi, quien era nuestro Managing Parter y el Gerente de Sistemas Emilio Feliu, en que todos los miembros del Estudio tengan notebook y los sistemas requeridos para seguir cumpliendo con sus tareas en forma remota.

 

Por ejemplo, nuestras áreas de staff, en general usaban computadoras de escritorio y en menos de 10 días y previo al aislamiento social preventivo y obligatorio ya todos contaban con sus elementos de trabajo para continuar sus funciones desde sus casas.

 

¿Creen que se puede extraer un aprendizaje de estos últimos meses?

 

En Bruchou aprendimos que todo el trabajo previo en materia de comunicación y sistemas en los que el Estudio invirtió dieron sus frutos. 

 

El Covid-19 no nos dio tiempo de realizar una planificación o poder prepararnos para algo así, que sin dudas nos hubiese llevado meses implementar, pero lo hicimos y los resultados reflejan que el esfuerzo y la resiliencia de nuestro equipo estuvieron a la altura.

 

Tuvimos que dar un giro brusco en la agenda de Recursos Humanos, cambiar el foco de las prioridades y nuevos proyectos, para vivir la adaptación de los equipos al trabajo remoto.

 

Es una situación delicada y lo que la hace aún más delicada es que cada hogar se encontró con una problemática distinta, hijos en las casas, miedos, economía y hasta una mala conectividad para trabajar. 

 

Todos, absolutamente todos, nos encontramos con problemas que debíamos resolver y tuvimos que entender que para cada uno sus problemas ponderan al 100%.

 

¿Con qué inconvenientes se encontraron?, ¿cómo los resolvieron?

 

Sin dudas el mayor inconveniente con el que nos encontramos fue la falta de previsibilidad de la duración de la cuarentena. Al principio estuvimos con una reacción reactiva al contexto, hasta que entendimos que debíamos dar un paso adelante y comprender que estábamos atravesando un huracán pero que la calma sería una “nueva realidad”. En ese momento nos sentamos a reescribir como queremos que sea esa “nueva realidad” para nosotros como institución y para los miembros del Estudio y aun continuamos trabajando en eso.

 

¿Cómo hicieron desde Recursos Humanos para mantener al equipo del Estudio comprometido y alineado?

 

Nuestro foco estuvo en reforzar la comunicación de los líderes de la organización. Buscamos transmitir con una mirada optimista, el futuro, los proyectos principales y sobre todo los objetivos organizacionales que debemos cumplir y que confiamos en que el aporte de cada uno de ellos nos dará un resultado superador.

 

Creemos que una comunicación abierta, clara y oportuna evita que surjan temores e inseguridades que podrían resentir el ambiente.

 

¿Qué medidas implementaron para reforzar y afianzar el sentimiento de pertenencia?

 

El principal inconveniente que nos transmitieron los miembros de nuestro equipo es que era muy difícil encontrar un sano equilibrio entre la vida personal y el ámbito laboral. Que los días no parecían tener un comienzo y un fin, así que rápidamente trabajamos en un programa de medidas paliativas, como clases de gimnasia, charlas de nutrición para continuar con una alimentación saludable, mindfulness, ideas para sostenerse y adaptarse en un contexto incierto y kinesiología entre otras. ¡También aprendimos a hacer tragos!

 

Mantener las costumbres del Estudio contribuye a la cohesión y el trabajo en equipo. Estas medidas nos permiten que nuestros miembros se distraigan y se sientan parte de un todo. Continuamos realizando eventos de after office, día del niño y colectas para ayudar a quienes están afrontando un difícil momento.

 

Más allá del ahora omnipresente Zoom, ¿qué herramientas los ayudaron a enfrentar esta situación?

 

La gran mayoría de los empleados ya contaba con una notebook provista por el Estudio con todas las herramientas necesarias de conectividad: telefonía/videoconferencia mediante Skype Empresarial de Microsoft ahora Teams y acceso seguro a los sistemas de la firma vía la solución de VPN de Cisco; además de contar con experiencia en trabajo remoto gracias a la política de Home Office que ya venía siendo aplicada desde hace tiempo.

 

¿Creen que hay un antes y un después en RRHH tras esta pandemia?

 

Sin lugar a duda. Siempre dijimos que era importante tener a la gente motivada para cumplir con nuestras estrategias de negocio y justo allí se da el cambio más importante, lo que HOY va a motivar a los empleados no es lo mismo que hace 6 meses.

 

Hace 6 meses nos hubiese parecido una locura pensar que las grandes preocupaciones de las generaciones X e Y serían la seguridad física y emocional, seguido por la necesidad de apoyo y el sentido de pertenencia y recién por último el desarrollo.

 

Eso es importante comprender, no solo cambiaron las formas de trabajar, cambiaron las prioridades de las personas, sus necesidades ya ahí esta Recursos Humanos para adaptarse rápidamente y darle a los colaboradores esa seguridad que están buscando.

 

¿Pasaron por la experiencia de incorporar gente al equipo?, ¿cómo es un proceso de selección con cuarentena y/o aislamiento?

 

Si, hemos estado contratando profesionales de distinto seniority. La realidad es que al principio fue un poco más complejo, estamos acostumbrados en una entrevista a leer mucho más allá de lo que dicen los candidatos, sus formas, sus modales, etc. Fuimos aprendiendo y readaptando nuestras formas de entrevistar para que sean más dinámicas, entrevistas un poco más cortas, pero más focalizadas a evaluar las habilidades, actitudes y competencias requeridas para ingresar al Estudio.

 

Desde un principio, nuestros sistemas nos acompañarnos para que tanto nosotros como los candidatos podamos sentirnos cómodos. Como mencionaba anteriormente, las inversiones que se han hecho en el pasado, nos brindaron una conectividad que busca reducir las interrupciones y cortes en la comunicación.

 

¿Cómo continuar?, ¿prevén un regreso a la oficina paulatino?

 

Debemos comprender que nos espera una “nueva realidad” que será un proceso gradual de reacomodamiento a un escenario laboral que cambió para siempre. 

 

Las crisis marcan un antes y un después en la vida de los colaboradores y esta no será distinta. Nos quedó un mundo en evolución que requerirá seguir trabajando y mejorando nuestra capacidad de adaptación para conseguir nuevos y más desafiantes objetivos. 

 

 

Bruchou & Funes de RIoja
Ver Perfil

Artículos

La prueba en los procesos de consumo
Por Mariela Balconi y Tomas Burbridge
Alchouron, Berisso, Balconi, Fernández Pelayo & Werner
detrás del traje
Mercedes Balado Bevilacqua
De MBB BALADO BEVILACAQUA ABOGADOS
Nos apoyan