Emisiones SVS en el mercado de capitales argentino

Las finanzas sostenibles han adquirido, en los últimos años, un rol de gran importancia en el fomento de iniciativas para reducir los efectos destructivos de la crisis climática y de índole social. Entre estas propuestas, se destacan los bonos verdes, sociales y sustentables (los “Bonos SVS”), una forma de financiamiento responsable elegida tanto por instituciones públicas como privadas.

 

En esa línea, y tal como se expondrá más abajo, la Comisión Nacional de Valores (la “CNV”) y Bolsas y Mercados Argentinos S.A. (“BYMA”) han impulsado una serie de regulaciones con el objetivo de fomentar el uso esta herramienta tanto como captación de financiamiento como método de inversión.  

 

Los Bonos SVS son valores negociables que se destinan a financiar o refinanciar proyectos, en forma total o parcial, con beneficios sociales, ambientales o una combinación de ambos.

 

Bonos verdes

 

Los Green Bond Principles (“GBP”) definen a los bonos verdes como cualquier tipo de bono en el que los fondos se aplicarán exclusivamente para financiar o refinanciar, ya sea en parte o en su totalidad, proyectos verdes elegibles, nuevos o existentes y que se encuentren en línea con los cuatro componentes principales de los GBP (los “Bonos Verdes”). 

 

Los componentes principales de este tipo de valores negociables son: uso de los fondos, proceso de evaluación y selección de proyectos, gestión de los fondos y publicación de informes. 

 

Bonos sociales

 

Los Social Bond Principles (“SBP”) definen los bonos sociales como cualquier tipo de bono en el que los fondos se aplicarán exclusivamente para financiar o refinanciar, en parte o en su totalidad, proyectos sociales elegibles, ya sean nuevos y/o existentes, y que estén alineados con los cuatro componentes principales de los SBP.

 

Este tipo de bonos tienen por objetivo ayudar a abordar o mitigar un determinado problema social y/o conseguir resultados sociales positivos en especial, pero no exclusivamente, para un determinado grupo de la población (los “Bonos Sociales”). 

 

Al igual que los GBP, los SBP definen al uso de los fondos, al proceso de evaluación y selección de proyectos, a la gestión de los fondos y a la publicación de informes como sus componentes principales. Para la emisión de Bonos Sociales, resulta particularmente relevante la integración de la perspectiva de género en el diseño del proyecto a financiar, para favorecer la diversidad y/o para reducir las brechas e impactos diferenciales entre géneros.

 

Bonos sustentables

 

Sustainability Bond Guidelines (“SBG”) define a los bonos sustentables como aquellos bonos donde los fondos se aplicarán exclusivamente para financiar o refinanciar, en forma total o parcial, una combinación de proyectos verdes y sociales que estén alineados con los cuatro componentes principales de los GBP y SBP. Es decir, acumulan las características de los Bonos Sociales y de los Bonos Verdes (los “Bonos Sustentables”).

 

En su conjunto, los Bonos SVS cuentan con estándares internacionales ampliamente aceptados por las bolsas de valores que, a la fecha, han implementado un segmento o panel específico para su visualización y listado.

 

En Argentina, tales estándares son reconocidos por la CNV y adoptados por BYMA quienes se encargan de otorgarles la oferta pública y la autorización de listado, respectivamente.

 

En tal sentido, BYMA desarrolló una guía y un reglamento para la emisión y el listado de Bonos SVS en BYMA, así como un reglamento para el listado de valores fiduciarios y/o cuotapartes de fondos comunes cerrados de inversión Sociales, Verdes y Sustentables (“FCCI SVS”).

 

Esta iniciativa busca otorgar al mercado una nueva forma de financiamiento que conceda a emisores, inversionistas y stakeholders en general la posibilidad de formar parte del objetivo planteado por el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París de mitigar los efectos del calentamiento global y de promover una mayor responsabilidad ambiental tal como lo disponen los principios del Pacto Global de la Naciones Unidas.

 

En esa misma línea, la CNV, a través de distintas resoluciones generales, ha incorporado nuevas posibilidades de financiamiento para empresas que desean captar fondos en el mercado de capitales, bajo la forma de emisiones de obligaciones negociables con impacto social.

 

En este marco, mediante la implementación de la Resolución General 940/2022 se establece un régimen especial para empresas que generan impacto social y, de esta forma, se incorpora a la normativa vigente la posibilidad de financiar proyectos sociales por hasta 10 millones de UVAs.

 

El principal objetivo radica en establecer un círculo virtuoso entre inclusión, educación financiera y la consolidación de un mercado de bonos sociales en el país.

 

Para este caso, se está permitiendo a las sociedades que no encuadran como pequeñas y medianas empresas que gocen de los beneficios de este régimen en cuanto a la simplificación del trámite y solicitud de requisitos, siempre y cuando el proyecto a financiar encuadre como social, además de contar con un informe de un tercero independiente -en este caso de una calificadora de riesgo-, que acredite el carácter social de la emisión.

 

Los criterios para la categorización de un bono como social se encuentran previstos en la normativa de la CNV y se denominan “Lineamientos para la emisión de Bonos Verdes, Sociales y Sustentables” o “Bonos Temáticos”, los que, a su vez, replican los principios internacionales en la materia.

 

Por otra parte, la CNV ha regulado la constitución de fondos comunes de inversión abiertos con el objetivo de promover en forma masiva la inversión en Bonos SVS y otros productos afines.  

 

¿Cuáles son los beneficios de emitir un Bono SVS para los emisores? 

 

(i) Proporcionan una fuente adicional de financiamiento sustentable. 

 

(ii) Permiten una mayor sincronización de la durabilidad de los instrumentos con la vida del proyecto. 

 

(iii) Al aprovechar la creciente demanda de desarrollo sostenible, contribuyen a capturar nuevas oportunidades de negocio, mejoran la diversificación de los inversores y atraen capital a largo plazo. 

 

(iv) Mejoran su reputación. 

 

(v) Al atraer a la creciente demanda de los inversores, pueden generarse una alta suscripción y beneficios de fijación de precios. 

 

(vi) Atraen recursos humanos con interés en trabajar en la compañía, en tanto mejora su perfil. 

 

(vii) Habilitan la posibilidad de obtener beneficios impositivos en ciertos proyectos.

 

(viii) Aumentan la transparencia y la rendición de cuentas sobre el uso y la gestión de los ingresos.

 

(ix) Para el caso de los fondos comunes de inversión constituidos bajo el Régimen Especial de Productos de Inversión Colectiva Sostenibles y Sustentables, los valores negociables SVS -en todas sus variantes- y los fideicomisos constituidos bajo el Régimen Especial de Programas de Fideicomisos Financieros Solidarios para Asistencia al Sector Público Nacional, Provincial y/o Municipal, se estableció una reducción en las tasas de fiscalización y control y en los aranceles de autorización. 

 

(x) Por su parte, BYMA establece la bonificación al 100% de los aranceles por derecho de listado y de publicación reglamentaria de los Bonos SVS que cumplan con los requisitos estipulados en el Reglamento para el Listado de Obligaciones Negociables y/o Títulos Públicos y para su Incorporación al Panel de Bonos SVS de BYMA, o en el Reglamento para el Listado de Valores Fiduciarios y/o FCCI SVS.

 

¿Cuáles son los beneficios de invertir en Bono SVS? 

 

(i) Permiten obtener retornos financieros comparables con los del track convencional, con la adición de beneficios ambientales y/o sociales. 

 

(ii) Contribuyen a la adaptación climática nacional, a la seguridad alimentaria, a la salud pública, al abastecimiento energético, entre otros. 

 

(iii) Posibilitan la satisfacción de los requisitos ambientales, sociales y de gobernanza (“ASG” o “ESG”, por sus siglas en inglés) de sus mandatos de inversión sostenible. 

 

(iv) Permiten la inversión directa para efectuar greenings, o llevar a cabo políticas ecológicas, en los llamados “brown sectors” y realizar actividades de impacto social.

 

Como podemos ver, el crecimiento de este tipo de emisiones representa para la Argentina la posibilidad de lograr que nuevos actores del mercado sean emisores de deuda y que los fondos que se obtienen a través del mercado de capitales lleguen a los sectores de la sociedad que más lo necesitan -emprendedores, pequeñas organizaciones-, con el consecuente impacto que se genera.   

 

Por Martín Chindamo y Dana König 

 

 

Cerolini & Ferrari Abogados
Ver Perfil

Artículos

La Cláusula sandbagging en los Contratos M&A – ¿Puede el comprador reclamar por incumplimientos conocidos del vendedor?
Por Fernando Jiménez de Aréchaga y Alfredo Arocena
Dentons Jiménez de Aréchaga
detrás del traje
Matías Ferrari
De CEROLINI & FERRARI ABOGADOS
Nos apoyan